Inicio /  Procedimientos quirúrgicos

Mamoplastia reductora

(Cirugía de reducción mamaria)

La mamoplastia reductora es una cirugía realizada con la finalidad de disminuir el volumen mamario a través de la eliminación de piel, con lo cual se logra una mejoría estética.

La mastopexia es el nombre que damos a las cirugías de mamas que realizamos para corregir la ptosis (caída) de las mamas cuando no hay necesidad de disminuir el volumen. Así, las reposicionamos y obtenemos un mejor resultado estético sin tener que reducir su volumen.

La mamoplastia reductora implica tener que realizar una reafirmación de las mamas. Es un procedimiento de los más difíciles en cirugía plástica, debido a lo preciso que resulta tratar de simetrizar ambas mamas, cosa que la naturaleza no ha podido hacer en la gran mayoría de los casos.

Es importante saber también que las mamas no son completamente simétricas y que, después de operadas, no quedarán enteramente simétricas. Por tal sentido, debemos mantener la calma y no preocuparnos por que en el postoperatorio exista una pequeña diferencia. Esta diferencia mejorará en los días siguientes.

¿Quiénes son candidatas para una mamoplastia o una mastopexia?

Son candidatas las mujeres con las siguientes características:

  • Mamas grandes, péndulas y pesadas que tengan o no la areola mirando para abajo
  • Mamas con volumen adecuado pero cuyo pezón mira hacia abajo
  • Mamas asimétricas
  • Dolor en la espalda de intensidad variable
  • Lesiones de piel alrededor de las mamas, como consecuencia del volumen exagerado de las mismas
  • Alteraciones de orden psicológico debido a incomodidad o a inconformidad por la forma de las mamas.

¿Cuánto tiempo demora la intervención?

Normalmente, es una cirugía que puede demorar entre dos y cuatro horas. Dependiendo de la técnica, demorará algo más o algo menos.

¿Qué tipo de anestesia se requiere?

Ésta es una cirugía que debe realizarse con anestesia general.

¿Cómo quedarán las cicatrices en este tipo de cirugía?

Éste es uno de los aspectos que más preocupan al paciente cuando decide realizarse una cirugía de este tipo. Existen varias técnicas, las cuales deberán ser discutidas previamente con el médico tratante, por cuanto es quien en definitiva dirá cuáles pueden ser las técnicas quirúrgicas que aplicará.
Dependiendo del tamaño, el volumen y la forma de las mamas, el color de la piel, los antecedentes de cicatrización de cirugías previas, el grado de exigencia del paciente, podemos tener una cicatriz sólo alrededor de la areola (muy bien disimulada, debido al contraste de dos colores entre la areola y el resto de la mama). Las cicatrices en forma de I, L, J o C son cicatrices que se realizan en aquellos casos de mamas en donde hay que combinar la reafirmación colocando un implante mamario para ayudar a levantar el complejo de la areola o en casos en donde el exceso de piel sea medianamente grande. La cicatriz en forma de T es realizada en pacientes con mamas muy grandes o muy caídas, en casos en los que necesariamente tenemos que recurrir a esta técnica.
Es muy personal la forma de realizar la sutura de estas cicatrices. Actualmente, se están realizando varios tipos de afrontamiento para tratar de disminuir lo más posiblemente las cicatrices.

¿En cuánto tiempo mejora el aspecto de mis cicatrices?

Esto también es variable: en cada paciente el comportamiento es sustancialmente distinto. En términos generales tenemos:

  • En período inmediato (hasta treinta días): la cicatriz se puede mostrar algo enrojecida, con cierta reacción a las suturas y a las cintas adhesivas
  • En el período mediato (treinta días a un año): la cicatriz pasa de rosado o rojo a un tono marrón, con tendencia a aclararse aún más
  • En el período tardío (mayor a un año): la cicatriz deja de ser consistente, se torna muy blanda y blanquecina y, en algunos casos, puede ser casi imperceptible a simple vista.

Escuché que algunas pacientes quedan con las cicatrices visibles...

Debemos diferenciar entre las cicatrices hipertróficas y los queloides. Las cicatrices hipertróficas son engrosamientos que se producen por maltrato de la piel, mala sutura o infección en la cicatriz y que pueden ser nuevamente resecadas (eliminadas) con una nueva resutura de la cicatriz. Esto es realizado con anestesia local y en muy corto tiempo en el consultorio. Los queloides, si hay una predisposición genética, saldrán en cualquier parte en donde usted tenga una cicatriz. En estos casos, es conveniente aplicar betaterapias dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la intervención. Si usted tiene predisposición genética a la formación de queloides, debe comunicárselo a su médico para que tome las debidas previsiones.

Este procedimiento se ha visto ".$total." veces"; ?>