Inicio /  Procedimientos quirúrgicos

Acné

¿Qué es el acne?

El acné es una enfermedad que afecta las glándulas sebáceas. Estas glándulas se encuentran debajo de la piel y producen una sustancia grasosa llamada sebo. Los pequeños orificios que presenta la piel, es decir, los poros, están conectados a estas glándulas a través de un canal llamado folículo. Los vellos crecen debajo de la piel y también pasan a través del folículo para llegar a la superficie. A través de los folículos, el sebo transporta células de piel muerta hasta la superficie externa. Cuando se tapa un folículo, se crea un grano o espinilla.
El acné es una condición que afecta a casi todas las personas en algún momento de sus vidas. Según estudios recientes, casi el ochenta y cinco por ciento de los adolescentes y de los adultos jóvenes entre doce y los veinticuatro años de edad adquieren este desorden. Aunque es muy común entre los adolescentes, algunas personas continúan siendo afectadas hasta la edad de los cuarenta y cincuenta años.

¿Cómo se desarrolla el acné?

A veces, el vello, el sebo y las células de la piel se juntan y crean un tapón en el poro. La bacteria que está presente en el tapón causa hinchazón. Cuando el tapón comienza a deshacerse, se forma una espinilla.
Hay muchos tipos de granos. Los más comunes son:

  • puntos blancos: están debajo de la superficie de la piel
  • puntos negros: suben a la superficie de la piel y se ven negros (el color negro no se debe a que el poro esté lleno de mugre)
  • pápulas: son pequeños bultos de color rosado y pueden ser dolorosos al tocarlos
  • pústulas: son rojas por debajo y tienen pus por arriba
  • nódulos: están dentro de la piel y son grandes, dolorosos y sólidos
  • quistes: son profundos, dolorosos, están llenos de pus y pueden dejar cicatrices.

¿Quién tiene acné?

El acné es la más común de las enfermedades de la piel. Personas de todas las razas y de todas las edades pueden tener acné. Sin embargo, el acné es más común en adolescentes y en jóvenes. Alrededor de un 80 por ciento de todas las personas entre las edades de 11 y 30 años tienen brotes en algún momento. Aún así, algunas personas tienen acné hasta después de los 40 y los 50 años.

Hábitos higiénicos para el tratamiento del acné

Sin importar lo que cause el acné o el tipo de piel afectada, la primera norma a tener en cuenta es la de la higiene. Unas buenas medidas de higiene favoreceraán la disminución del acné, entre ellas:

  • Evitar manipular la piel para extraer el barro o la espinilla, pues se provoca la rotura del folículo sebáceo, lo cual disemina los microorganismos que allí se encuentran y, en consecuencia, infecta la zona. Esta infección puede provocar pústulas que normalmente dejan cicatrices permanentes
  • Limpiar la piel de la cara dos veces al día y hacer lo mismo con la espalda o cualquier otra zona afectada. Lo más indicado es el agua y el jabón (preferiblemente algún tipo de pan dermatológico antiseborreico, por ejemplo, Syndet®) y secarse completamente después de haber aclarado la zona.

Lo más indicado es el agua y el jabón (preferiblemente "syndet" o pan dermatológico antiseborreico) y secarse completamente después de haber aclarado la zona.
  • Reducir la ingestión aquellos alimentos que tienden a provocar reacciones cutáneas en las personas jóvenes. Entre estos alimentos están las fresas y el chocolate, aunque no está demostrado que los hábitos alimentarios sean responsables directos de las lesiones acneicas
  • Reducir el uso de cosméticos y, en particular, prescindir sistemáticamente de los productos cosméticos que no hayan sido formulados con la instrucción específica "Indicado para pieles acneicas o seborreicas", por cuanto determinados componentes grasos son capaces de favorecer la aparición de barros y espinillas.

Limpieza de cutis

Los expertos recomiendan realizarse una limpieza facial periódicamente con un profesional calificado para ello, ya que, además de mantener limpio tu cutis, esto le devolverá tono muscular, frescura y juventud. Estas limpiezas consisten de los siguientes pasos:

  • Limpieza: primero se desinfecta prolijamente el rostro con una leche limpiadora que permite retirar rastros de maquillaje, impurezas y células muertas
  • Exfoliación: ayuda a combatir los barros y espinillas, regenerar la piel y eliminar cicatrices de acné, varicela o sarampión. Consiste en aplicar una sustancia que abre los poros y desincrusta las impurezas profundas que la leche limpiadora no logró eliminar. El producto exfoliante se retira con esponjas húmedas y en movimientos ascendentes que activan la circulación de la piel
  • Extracción: la finalidad de este paso es remover las impurezas. Para ello, se hace una pequeña incisión en cada brote y se exprime para extraer la infección. De esta forma, la apariencia de la piel irá mejorando paulatinamente
  • Alta frecuencia: se usa para cauterizar, cerrar los poros, bacterizar la piel y oxigenarla. Consiste en aplicar, con un aparato especial de alta frecuencia, suaves toques en el rostro, sin causar irritación o quemaduras. Este aparato se usa sobre una malla especial que cubre el rostro y el cuello
  • Mascarilla: enseguida se aplica una mascarilla para secar y eliminar los brotes. Se deja reposar durante algunos minutos y luego se enjuaga
  • Pantalla protectora: finalmente, con una loción para prevenir el acné, se sella la piel para que esté protegida todo el día contra las bacterias del medio ambiente y los rayos solares.

Consejos útiles para combatir el acné

  • Para evitar la acumulación de grasa que pudiera provocar acné, es importante lavarse la cara al menos dos veces al día con un jabón neutro y agua tibia
  • No frotar al cara fuertemente con la toalla luego de lavarla, ya que el acné empeorará debido a la irritación de la piel y los poros. Debe tratarse de ser lo más delicado posible cada vez que se limpie la cara
  • En caso de usar maquillaje o protectores solares, es necesario asegurarse de que en la etiqueta diga "No contiene aceite", "Producto no comedógeno", "No produce acné" o alguna indicación similar. Esto significa que dichos productos están elaborados precisamente para dejar que la piel respire y no obstruir los poros ni producir, por consiguiente, acné. A la hora de lavar la cara, es recomendable dedicar suficiente tiempo a quitarse todo el maquillaje. En caso de dudas, es bueno consultar con dermatólogo qué maquillaje puede usarse y cuál debe evitarse
  • Cuando se use fijador o gel para el cabello, debe aplicárselos de forma tal que no entren en contacto con la cara, ya que estos productos también pueden obstruir los poros
  • En casos de cabelleras largas que rozan la cara, es necesario lavar la cabeza con bastante frecuencia para impedir que la piel entre en contacto con el aceite natural del cabello
  • Para las personas que trabajan en un ambiente en el que están en contacto con sustancias grasas o aceites, por ejemplo, un restaurante de comida rápida o una estación de gasolina, siempre es recomendable lavar la cara al llegar a casa
  • Tras hacer ejercicios físicos, es recomendable lavar la cara o tomar un baño completo, ya que la transpiración es uno de los mayores causantes de la aparición de acné.

Tratamientos para el acné grave y el acné en adultos

Hay muchos productos en venta para el tratamiento del acné, muchos de ellos con efectos no probados científicamente. Genéricamente hablando, los tratamientos exitosos proporcionan pequeñas mejoras entre la primera y la segunda semana y, entonces, el acné disminuye aproximadamente por unos tres meses. Después de esto, la mejora comienza a allanarse. Los tratamientos que prometen resultados en dos semanas son probablemente decepcionantes. Una combinación de tratamientos puede reducir enormemente la cantidad y gravedad del acné en muchos casos. Esos tratamientos, que son efectivos en su mayoría, tienden a tener un mayor potencial de efectos secundarios y necesitan un mayor grado de control y de seguimiento médicos. Mucha gente consulta con especialistas para decidir qué tratamiento seguir, especialmente cuando se considera la posibilidad de combinar distintos tratamientos.

Este procedimiento se ha visto 38661 veces
Inicio
Sucursal Centro
Centro Comercial La Piramide
Piso 2, Local 202, Prados Del Este
Municipio Baruta, Gran Caracas, Venezuela
Teléfonos: (+58-212) 976.01.42 / 976.49.26
Sucursal Oriente
Centro Comercial Palm Beach
Prolongación Calle Arismendi, Piso 1, Local Nro. 10
Lechería, Edo. Anzoátegui, Venezuela
Teléfonos: (+58-281) 287.61.45 / (+58-426) 281.22.86
Síganos


2010-2012 © Todos los derechos reservados.